Cómo sobrevivir a la alergia al polen

consejos-alergia-polen

Cuando llega la primavera la mayoría nos alegramos de dejar atrás las bajas temperaturas y ver lucir el sol, lo cuál también influye en nuestro ánimo y energías. Sin embargo hay un porcentaje de la población,  el 15%,  el 30% de los jóvenes,  que pasa de sufrir por el frío a hacerlo por el polen. Las alergias a las plantas que generan este polvillo infernal generan bastante malestar con síntomas como rinitis, congestión, mucosidad, inflamación de ojos, y conjuntivitis, así como cansancio. ¿Qué hacer para sobrevivir a la primavera y a esta afección? Hoy os vamos a dar unos sencillos consejos.

  • Para empezar, lo sentimos, pero no existen milagros, si somos alérgicos podemos reducir los síntomas, pero es imposible hacerlos desaparecer. La primera recomendación, aunque sea de perogrullo, es que no vayamos a sitios llenos de plantas y flores, y mucho menos que planeemos saludas a la naturaleza durante esta época de polinización. Esperemos al menos al verano (o al otoño). Si nos vamos de vacaciones elijamos un destino donde la proliferación del polen sea la menor posible. La segunda, que nos lo tomemos con filosofía y calma, ya que los nervios y el estrés aumentan cualquier sensación de malestar que tengamos.
  • Si tenemos que salir evitemos las horas de más calor y, en la medida de lo posible, no antes de las 10 de la mañana, ni después de la 7 de la tarde. Al volver a casa, hay que ducharse y ponerse rompa limpia ‘no-aireada’
  • Además de esto, ni se nos ocurra secar la ropa al aire fuera de casa.
  • Ya en la calle podemos protegernos un poco con una mascarilla antipolen, o si somos vergonzosos, un pañuelo a modo de bufanda. Para los ojos es buenos resguardarlos del polvo, polen y sol con unas gafas de sol. También es bueno tener suero natural o lagrimas artificiales si estos se resecan mucho.
  • No aireemos mucho la casa, no durmamos con las ventanas abiertas ni vayamos con ellas bajadas en el coche. En su lugar hay que recurrir al aire acondicionado en caso de calor, aunque sólo si tenemos instalado un buen filtro antipolen.
  • Otra recomendación básica  es que corroboremos bien con el médico a que plantas y sustancias tenemos alergias para curarnos en salud y sobre todo para elegir un buen antihístaminico que hay que tomar cada día sin excepción hasta que pase los meses más problemáticos, siguiendo las dosis prescritas. En el caso de problemas respiratorios más graves, como asma, nuestro doctor puede darnos otros medicamentos más específicos como inhaladores de corticoides o antiinflamatorios
  • Por otro lado, y como siempre, os recomendamos una buena dieta: las vitaminas y minerales de fruta y verduras os darán la energía para aguantar el trago y defensas para soportar los síntomas. Tampoco descuidemos la ingesta de líquidos.
  • Recurramos a los consejos para respirar mejor y reducir la mucosidad. Las infusiones son nuestras grandes amigas y son bastante inocuas. Es decir, hay una gran cantidad de ellas con cualidad antiinflamatorias, antisépticas y relevantes, y que en ningún caso nos van a hacer mal. Es muy bueno tener una buena selección en casa para calmarnos en cualquier momento de malestar: manzanilla, tila, menta, jengibre fresco, te verde, y especialmente en estos casos, hay que tomarlas de alfalfa, romero, ortiga y salvia.

Imagen | zirconicusso

 

Dejar respuesta