Alimentos saciantes

alimentos saciantes

Cuando queremos perder peso hay dos medidas de partida que debemos tomar: optar por una dieta más sana (no comer menos) y hacer ejercicio. En este primer apartado de ‘régimen’ lo que hay que hacer es cambiar alimentos hipersaturados por otros más saludables y también nos ayudará que tengan propiedades saciantes. Esto significa que nos sentiremos llenos y satisfechos con menos cantidad de comida. ¿Quieres conocer cuáles pueden ser estos alimentos que nos ayudarán a terminar la comida  sin quedarnos con hambre?

A veces comemos de más por puro gusanillo o porque, a pesar de sus calorías, nos terminan de llenarnos. A veces está bien tomar algo que calme esta ansia o apetito sin que nos haga mal y que nos deje sin ganas de comer más. Un alimento saciante es un alimento completo, eso que quede claro, generalmente tiene fibra y otras sustancias nutritivas,.

-Las frutas y las verduras tienen ese efecto, especialmente crudas. Llenan gracias a su contenido en fibra y en agua. Aunque es cierto que algunas son más indigestas  como la lechuga, las coles o los guisantes. En cuánto a las frutas esta cualidad es aún más eficiente cuando la empleamos entre horas ya que muchas de las frutas se digieren mejor solas que acompañando a otros alimento, ya que su acidez puede dificultar el trabajo en un estomago lleno. Entre las frutas destaca esta habilidad en la manzana

Una ensalada es una buena opción: sus verduras sacian y aportan muchas vitaminas, minerales y fibra. Si le añadimos algún acompañamiento como atún, salmón, un huevo cocido o queso puede ser por si misma una comida completa. También colma el apetito con lo que como aderezo ayuda a que el plato principal no tenga que ser tan fuerte. Además si le añadimos un aguacate serán aún más saciante: aunque esta fruta tiene un importante contenido calórico tiene un montón de propiedades que cuidan de nuestra belleza y salud y aporta un plus de saciedad.

-Los cereales integrales. No sólo tienen más fibras tienen más propiedades nutritivas, eso sí que se olviden los celíacos de esto, como es evidente. Curiosamente (e irónicamente) hoy en día tanto los alimentos que usan cereales integrales como los que emplean cereales o preparados  con cereales sin gluten son más caros que los refinados.

-Las legumbres son un plato completísimo: quitan un hambre voraz, nos aportan proteínas de gran calidad y con menos residuos que las animales y además mucha fibra. Normalmente se asocian con malas digestiones y esto se da sobre todo porque se preparan en guisos potentes con tocino, chorizo y salsas contundentes y grasosas. Para facilitar su asimilación podemos cocinarlas con un poco de comino, combinarlas con otras verduras o hacerlas pure. ¿Alguna vez os ha sentado mal un rico humus de garbanzos?

-Las sopas pueden ser un entrante estrella: calman gran parte del hambre con pocas calorías y les podemos echar un puñadito de legumbres para que sea más completo. Esto ayudará a que el bocado posterior no tenga que se tan pesado.

Los huevos son buenos para el desayuno por esto mismo. Su alto contenido en proteínas y energía se ha comprobado que es suficiente para aguantar sin hambre hasta la próxima comida. Ya os contamos como, además, con una buena salud su colesterol puede ser combatido sin problemas, sobre todo si lo tomamos cocido o escalfado y sin servir con las típicas lonchas de beicón o chorizo.

-El chocolate negro, ecológico y sin azúcar, tiene fibra, energía, es antidepresivo, afrodisíacofavorece la salud renal y añadimos a su lista de bondades, tener un poder saciante.  Así que si te das un atracón será por culpa del azúcar o porque el chocolate no es muy ‘natural’.

Imagen|Tiramisustudio

 

2 Comentarios

Dejar respuesta