El gen supresor del cáncer: p53

gen p53 supresor del cancer

El cáncer, simplificando mucho, es una de las miles de mutaciones de nuestras células, en su caso nociva y muy peligrosa. El hecho de que esto se dé depende de muchas cosas como la alimentación, el alcohol, el tabaco, una vida sedentaria, el exceso de baños de sol, tayos UVA o de algunos medicamentos, la contaminación y factores genéticos. De entre estos últimos destaca en la formación de tumores la actividad de un gen concreto llamado supresor de tumores, el guardián del genoma o p53.

El gen p53 es uno de los que se haya mutado en más del 55% de los tumores más comunes( mama, colon, pulmón, vejiga, linfoma, ovario, esófago, colorrectal, cabeza y cuello). El cáncer se desarrolla en ocasiones  cuando este gen no ha hecho su trabajo: suprimir la mutación o ponerla en cuarentena, razón por la cuál es uno de los elementos estudiados en la lucha contra las enfermedades oncológicas.

No se trata de que su actividad sea continua, se le llama también guardián o policia porque se pone a trabajar sólo cuando existe situación de peligro de mutación o estrés (de hecho también se acaba de descubrir que influye sobre el envejecimiento). Ante esta salida de la norma el gen bloquea o elimina la célula para que no extienda su mal a las demás. Si este ha mutado no sólo no funciona sino que da lugar a una más rápida y agresiva proliferación de la zona tumoral. Por tanto, en su estudio se valora que este gen esté dormido y se pueda activar o que esté alterado, aunque hace apenas 30 años que se descubrió su existencia y aún no se sabe como manipularlo para que sea la solución contra el cáncer.

Por eso muchas de las grandes empresas farmacéuticas buscan crear un fármaco que permita activar este gen. De momento todavía habrá que esperar mucho para ver los resultados de estas investigaciones aplicadas a humanos, pero ya se han realizado algunas pruebas exitosas en ratones. Donde si se usado estos estudios es en el análisis este gen que permite diagnosticar la gravedad de tumores como el de mamá. ESto quiere decir no que esté defecto genético, que bien puede ser accidental o favorecido por elementos externos o exógenos, aparezca en todos los cánceres pero si se da, no sólo la defensa contra ellos es menor sino que su ritmo de crecimiento es más agresivo y rápido, con lo que es una indicación fundamental para elegir el tratamiento adecuado de la enfermedad.

Imagen|Dream design

 

 

 

2 Comentarios

Dejar respuesta