Terapia genética contra el cáncer

genetica contra la leucemia

El cáncer es una de las enfermedades mortales más comunes del mundo moderno. La investigación científica y medica no para de trabajar para acabar con esta enfermedad que cuenta con numerosas variantes y muchos tipos de gravedad. El caso que presentamos hoy es el éxito de un medicamento que consiguió curar a una niña de leucemia en 2012 por medio de la manipulación genética de sus células.

El tratamiento consiste básicamente en reprogramar los glóbulos blancos T para convertirlas en guerreras contras las células tumorales. Este sistema se está utilizando en pacientes con leucemias resistentes, del tipo linfoblástica aguda B, que no han respondido a las terapias tradicionales como la quimioterapia o el trasplante de médula. En estos enfermos los glóbulos blancos tipo B aparecen alterados y no se crean sanos, lo que hacen que se conviertan en tumorales. Para tratarlos en los casos extremos, se extraen los glóbulos T del sujeto en cuestión y se les inyecta ADN manipulado con un virus desactivado específico, que hacen que estas ataquen la proteína que compone estos glóbulos ‘malignos’ (que en lugar de proteger el sistema, mutan y destruyen el sistema inmune del paciente) De esta manera se introducen las células T en el paciente con la nueva orden que eliminan los glóbulos B, con la pega que en caso de haber algunos sanos también acabarán con ellos (y supondrá la inyección posterior de inmunoglobulina para compensar la pérdida)

Este tipo de cáncer se da tanto en niños como en adultos, aunque el estudio se ha realizado en niños dada la gravedad y urgencia de acabar con la enfermedad en estos casos resistentes a la medicina conocida. Esta leucemia se da en el 25% de los casos de cáncer infantil y en el 20% de estos la enfermedad es de este tipo agresivo.

Las primeras respuestas a este medicamento genético experimental, propiedad de Novartis (CTL019), han sido bastante alentadora. Para empezar, una niña de 9 años tratada en el Hospital infantil de Filadelfia, que ya había sufrido dos recaídas, lleva dos años sin mostrar signos de cáncer en su organismo. No obstante, habrá que esperar hasta los 5 años para considerar la enfermedad completamente desaparecida.

En otro grupo de prueba de La Universidad de Pensilvania de 39 niños, se han dado 36  casos de respuestas positivas  (92%) al primer mes, lo que aunque no es definitivo se suele considerar como buen síntoma, y 29 se mantuvieron 6 meses estables sin recaídas. Estos resultados hacen que se siga estudiando este tratamiento con más medios para estar más cerca de una cura para esta enfermedad, lo que desde luego es una gran noticia.

Imagen|Sheelamohan

5 Comentarios

Dejar respuesta