La verdad sobre la urticaria crónica

La verdad sobre la urticaria crónica

 

La urticaria crónica es una dolencia que, a pesar de lo que muchos creen, puede llegar a convertirse en una verdadera pesadilla, afectando al día a día de las personas que la padecen y limitando sus capacidades.

Nadie puede explicarnos mejor de qué se trata la urticaria crónica que Helena, una afectada que cuenta desde su propia experiencia cómo ha sido todo el proceso. No es fácil diagnosticar la urticaria crónica, muchos médicos la confunden con alergias alimentarias u otro tipo de reacciones a elementos como el polvo. A Helena le costó mucho dar con un buen médico, un dermatólogo, que con ayuda de un equipo que ya conocía su caso supo dar con el tratamiento y los pasos necesarios para que pudiese tener una vida más cómoda. Helena reconoce que se ha visto muy limitada en su trabajo y que otras personas han llegado a mirarla como si fuese una leprosa. Algo que puede acabar minando la moral de quien sufre esta enfermedad, afectando incluso a la forma en la que se relacionan con otras personas.

Como bien cuenta Helena, la urticaria crónica puede presentarse de forma constante o por etapas, aunque en su caso es algo permanente. Ella anima a todas aquellas personas que lo sufran a que no decaigan ni dejen de lado las actividades que pueden realizar. Deben mirar la vida de una forma positiva, viendo lo bueno de cada cosa y dejando la negatividad a un lado, porque asegura que con un punto de vista así la enfermedad se sobrelleva de una forma mucho mejor. Helena anima a las mujeres que sufran de urticaria crónica a que se pongan faldas sin miedo al qué dirán ni a las miradas, porque no todo el mundo entiende esta enfermedad. Por suerte, cada vez hay más conciencia sobre ella y se olvidan mitos como que es contagiosa o que las personas que tienen urticaria crónica son raras.

Hay asociaciones que ayudan e informan a las personas que sufren de urticaria crónica. Si crees que puede ser tu caso acude a tu médico, y si te diagnostica, infórmate y no dudes en apoyarte en asociaciones y personas que estén pasando por lo mismo que tú.

Dejar respuesta