Cuidados para las manos en invierno

cuidados manos invierno

Tener unas manos cuidadas no sólo se traduce en tener unas manos bonitas sino también sanas. Cuando llega el invierno, hay que vigilarlas ya que el frío, la humedad, el agua fría, el polvo, la calefacción y los virus que vuelan y se tocan (que obligan a lavarse muchos más las manos o a usar medidas continuas de higiene) las dañan y pueden salir heridas y eso puede ser incómodo y doloroso. Por eso hoy os vamos a daros unos consejos para que las cuidéis.

Las manos son una parte de nuestro cuerpo que estamos continuamente usando, con lo que mantenerlas bien es fundamentales. los cortes, roces, heridas, ampollas, padrastros o quemaduras hacen que las tareas más comunes sean una lata.

Por eso, ahora en esta época invernal no hay que dejar de hacer estas cosas

  • Echarse crema hidratante por la mañana y por la noche. Es importante que se crema de calidad. Si la piel está muy reseca o es muy delicada puedes emplear aceite de rosa mosqueta o de almendras y tantas veces como sientas tirante la piel.

Si se tienen muy dañadas se puede aplicar la crema y cubrir con guantes durante un rato hasta que  se absorba el ungüento (que normalmente se pierden entre las sabanas o en la ropa o antes la urgencia de seguir haciendo cosas)

  • Usar guantes de algodón o lana y con forro polar para salir a la calle y guantes de latex o goma para realizar labores domésticas como fregar los platos, o limpiar la cocina y el baño. El detergente y la lejía son altamente agresivos para la piel.
  • Si tenemos las manos frías normalmente es de ayuda hacer ejercicios de flexibilidad con los dedos y las muñecas.
    • Por ejemplo se puede juntas las palmas de las manos (como  cuando se reza) y hay que doblar  para un lado y otro las  puntas haciendo fuerza con las muñecas. Otra buena práctica es llevar los dedos hacia el interior de la palma de la mano de uno en uno varias veces.
  • Para mejorar la circulación  también y para relajar las manos es buenos masajearselas.
    • Podemos usar simples movimientos circulares en las yemas, palmas, nudillos (por la cara interna y externa) y en la zona de los pliegues.
    • Se puede retorcer suavemente los dedos con aceites esenciales como de romero, tomillo o una gota de lavanda.
  • Durante los tiempos de resfriados y gripes es muy aconsejable lavarse las manos con frecuencia para evitar el contagio.
    • Como esto es inevitable, hay que procurar con usar jabón para pieles sensibles, con agentes hidratantes y con vitaminas.
    • Para proteger las manos es muy importante usar agua tibia, ya que el agua muy caliente o muy fría erosiona la piel, así como secarse las manos después.
  •  Mantén las manos alejadas de fuentes de intenso calor o frío.

Imagen| Marin

Dejar respuesta