Las varices: qué son y cómo se tratan

Qué son las varices
Las varices son la manifestación de ciertos problemas circulatorios. Aunque en principio estas venas aparecen principalmente en mujeres, también afectan a los hombres, y puedes ser muy dolorosas. ¿quieres saber qué son las varices y como se pueden tratar o prevenir?

Las varices, como ya hemos dicho, son el resultado de una mala circulación: son venas hinchadas a causa de la debilidad de sus paredes, que al ser finas o endebles al paso de la sangre se estiran y dilatan. El flujo hace esto con ellas debido, a su vez, a la acumulación de sangre que se deriva de un mal funcionamiento de las válvulas que impiden que la sangre vuelva atrás en su camino hacia el corazón. En el caso de las extremidades inferiores, el esfuerzo de estas por empujar el torrente es mayor ya que tiene que ‘luchar’ contra la gravedad y, como ya se deduce, no lo consigue sin dificultad.
Este desgaste y volumen de las venas hace que no sólo se produzcn dolor sino que, al adquirir cierto relieve, sean visibles al exterior. La hinchazón y el dolor puede producirse antes de que se desarrolle por completo la variz, pero en ese caso aún se puede palpar y o se puede recurrir a radiografías.

Estas venas suelen salir en las piernas sobre todo (aunque existen otras como las esofágicas, las testiculares y las peliagudas hemorroides). En los casos más leves no son dolorosas ni muy gruesas, estas se llaman popularmente ‘arañas’. Estas pueden quedarse ahí o ‘engordar’ con los años, ya que este problema se acentúa con los años.

Esta afección es, por tanto, fácil de diagnosticar y suele ir precedido de otros problemas de circulación, aunque en la mayoría de los casos se trata de un problema heredado o genético, razón por la cuál no tiene cura. Sin embargo, podemos retrasar su aparición o disminuir el dolor.

He aquí algunas medidas o consejos a tener en cuenta:

  • Cualquier dinámica que favorezca la circulación es buena: no usar prendas muy ajustadas, beber agua, vigilar el colesterol y el peso, hacer ejercicio. En concreto desarrollar la musculatura de las piernas es muy beneficioso
  • Más concretamente hay que reducir la presión o el ‘maltrato’ que le damos a nuestras piernas: no pasar mucho tiempo de pie y en la misma postura, al tumbarnos es mejor mantenerlas más elevadas que el resto del cuerpo, usar calcetines o medias que favorezcan la circulación o simplemente que no aprieten, darnos masajes, emplear calzado cómodo (ni totalmente plano ni con mucho tacón)
  • En algunos casos se recomienda tomar medicinas para fortalecer la pared venosa y alisarla y facilitar el riego.
  • En los casos más graves se puede optar, bajo supervisión medica, por la cirugía, el láser o la radiofrecuencia. En estos casos hay que valorar el estado y tipo de varices, ya que cada ‘operación’ ataca una diferente y la incorrecta puede favorecer que la varia vuelva a aparecer

4 Comentarios

Dejar respuesta