Deportes durante el embarazo

deportes embarazo

El deporte y la actividad son necesarios para mantener la salud en cualquier edad y momento de nuestra vida, de ahí que durante el embarazo se recomiende, excepto en los últimos meses o en caso de complicaciones, seguir practicandolo. De hecho hay ejercicios que favorecerán el parto y la lactancia, que ayudarán a nuestro cuerpo a llevar mejor los cambios que se van a producir en él y a minimizar ciertos dolores y molestias. ¿sabes qué deportes se recomiendan a las embarazadas?

    Según los ginecólogos hacer ejercicio es algo que ayudará a la embarazada a combatir males ‘colaterales’ de este estado como el estreñimiento, los calambres en las piernas, la acumulación de gases estomacales y la hinchazón. Además la actividad física nos llena de energía, nos pone de buen humor y también nos destresa y calma sube la moral, ayuda a relajarse. Entre los deportes más beneficiosos en estos nueve meses destacan los siguientes.
  • El yoga es uno de los ejercicios más recomendados porque mejora la felxibilidad de nuestros músculos, nos enseñan a relajarlos, a descontraerlos y a tner más conciencia y control sobre nuestro cuerpo. De hecho existen clases de yoga específicas para embarazadas y quienes se han vuelto asiduas tras un primer embarazo, notan que el parto siguiente es menos traumático y doloroso, no sólo físicamente sino también a nivel mental.
  • El pilates es otra buena opción porque también nos permite tener control sobre nuestros musculos y además mejora nuestra postura, especialmente corrige la de la espalda. Sabréis que durante la gestación la columna se desplaza para acoger al bebé y nuestro cuerpo cambia. De ahí que para evitar dolores de espalda en el proceso, el pilates ayude.
  • Running, jogging o simplemente andar. Aquí tenemos toda libertad para ejercitarnos sin tener que acudir a un gimnasio y elegir la intensidad que queramos y a medida que el embarazo avance. Es el ejercicio más completo. Podéis correr moderamente hasta 30 minutos al día sin problemas. Eso sí, mejor que sea algo que ya hacíais antes ya que un sobresfuerzo o el agotamiento no es bueno. Caminar es la mejor manera de empezar y permite quemar calorías, ejercitar piernas y fortalecer el corazón y lo podéis hacer acompañada.
  • Montar en bicicleta está de moda y no es algo que necesites abandonar, o al menos de golpe. Se trata también de una actividad muy completa, en la tampoco hemos de sobrepasarnos y que genera menos lesiones y menos presión en las rodillas que correr. No obstante se advierte que según vayamos cogiendo peso paremos o vayamos con mucho cuidado, ya que nuestro equilibrio se resiente y se genera peligro de caída. Por la misma razón se suelen prohibir el patinaje, la gimnasia deportiva (saltos, barra, anillas), el esqui, el surf y la equitación.
  • La natación es como correr un portento de ejercicio, hace trabajar  todo el cuerpo pero lo hace dentro del agua que produce una resistencia menos ‘agresiva’ que el impacto de la carrera. A esto hay que unirle el ejercicio aeróbico que mejora el corazón y los pulmones
  • La danza del vientre. Al trabajar como el pilates la zona pelvica puede ser de ayuda para paliar ciertas molestías y trabajar la fortaleza de esos músculos que se van a quedar algo flojos durante y tras el parto. En este caso también hay que acudir a clases dirigidas a gestantes.

En el caso de que no podáis hacer mucho esfuerzo no olvidéis que debéis moveros así que pasear, recurrid a actividades más calmadas como el golf, los bolos, el tai chi y en cualquier caso no os olvidéis de calentar y estirad antes de cualquiera de estas sesiones.

 

 

Imagen| patrisyu

1 Comentario

Dejar respuesta