Tips para usar correctamente la seda dental

hilo dental

Nos da pereza usar la seda dental. Así se desprende de los estudios que regularmente se realizan sobre hábitos de los españoles en materia de salud bucodental. Y, sin embargo, tal como explican los dentistas en Fuenlabrada de la clínica Caredent “el simple gesto de pasar diariamente el hilo dental puede suponer la diferencia entre tener una boca sana o arrastrar diferentes problemas como enfermedades de las encías o caries”.

La razón es que la seda dental permite acabar con las partículas de comida y la placa, situadas en aquellos lugares donde no llega el cepillo de dientes. Por tanto, podemos afirmar que para que la limpieza dental sea realmente eficaz y completa siempre debemos combinar el cepillado con el uso del hilo dental.

Una de las dudas frecuentes que se plantean en la consulta del dentista es acerca de la correcta utilización de la seda dental. ¿Qué tipo utilizar? ¿Cuántas veces hay que pasarla? ¿Se emplea antes o después del cepillado?

En este artículo, los profesionales de Caredent Fuenlabrada resuelven todas estas cuestiones:

1)      Tipos de seda dental

No muchas personas saben que existen dos tipos de hilo dental. Por un lado hablamos de hilo dental de nylon (o multifilamento) y, por otro, de hilo dental PTFE (monofilamento). Hay que resaltar que, bien utilizados, ambos son eficaces para mantener una correcta higiene bucodental. Sin embargo, el hilo dental de nylon está formado por muchas hebras que pueden deshilacharse durante el uso y dificultar la limpieza. Por su parte, el hilo dental monofilamento se desliza con mayor facilidad, aunque resulta menos económico.

2)      Frecuencia de uso

Los dentistas en Fuenlabrada de Caredent recomiendan utilizar el hilo dental una vez al día, preferiblemente después del cepillado nocturno. Hay que recordar que es aconsejable cepillarse los dientes, como mínimo, dos veces al día y después de cada comida para una óptima salud bucodental.

3)      Modo de uso

Lo ideal es tomar unos 45 centímetros de hilo dental y enrollarlo todo alrededor del dedo anular, dejando unos 4 centímetros libres para trabajar. La forma correcta de pasar el hilo dental es desplazándolo arriba y abajo entre las piezas dentales. Se recomienda emplear trozos de hilo limpio en cada diente y evitar forzar la limpieza en la zona de las encías, ya que pueden producirse cortes o heridas en el tejido gingival.

Dejar respuesta