Manzanilla: más que buenas digestiones

manzanilla propiedades

La manzanilla es una planta genial ya que tiene un sinfín de aplicaciones medicinales y estéticas: nos ayuda a estar más sanos y guapos. Lo mejor de ella es que no necesita manipularse para ser eficaz, es decir, si tenemos manzanilla fresca, no hay que hacer ningún tratamiento químico que la altere para utilizarla, basta con coger los tallos y las flores secas y hervirlas con agua caliente y aplicar la infusión templada sobre el cabello, sobre los ojos con algodoncitos empapados o bebiendo sola o, según gustos, con un poco de endulzante o anises naturales. ¿Quieres saber cuales son sus variadas propiedades y usos?

El más conocido de todos los usos de la manzanilla es como infusión para facilitar las digestiones, de hecho probablemente si a alguien no le gusta este ‘té’ es porque le recuerda al malestar que le ha precedido en tantas ocasiones. Su sabor amargo regula la acidez y es antiinflamatorio y calmante por lo que se suele beber para tratar nauseas, ulceras, digestiones pesadas y para facilitar la expulsión de gases. Su poder depurativo, además, ayuda a eliminar tóxinas y líquido y a colaborar en la curación de males hepáticos, biliares y cistitis

Al favorecer la digestión y aportar vitamina colina ayuda a la eliminación de grasas y la reducción del colesterol.

Tiene un efecto sedante y relajante en general, no sólo por sus propias cualidades, sino por el ritual que implica sentarse tranquilamente, beber despacio y tomar algo calentito. De esta manera ayuda a combatir el insomnio y la ansiedad y esto junto a sus poderes antiinflamatorios ayudan a aliviar los dolores menstruales (el malestar serán menos intenso sin conseguimos ‘destensarnos’)

A su vez que calma y ‘deshincha’ también tiene cualidades antisépticas, con lo que se usa para limpiar los ojos cansados, si te ha caído algo dentro, para tratar conjuntivitis o sequedad ocular o para atenuar ojeras incluso. También se puede usar para suavizar dolores de muelas o limpiar llagas dentro de la boca por medio de enjuagues y a tratar hongos en la piel o en las uñas.

La manzanilla también se usa en cosmética para suavizar y restablecer la normalidad de cueros cabelludos descamados o con caspa y pieles sensibles y además se usa para decolorar y dar brillo a las melenas rubias, gracias a la variedad de camomila. Purifica los poros y los devuelve al equilibrio.

 

Imagen| Serge Bertasius Photography

 

 

 

Compartir
Artículo anteriorParches anticonceptivos
Artículo siguienteAlimentos saciantes

4 Comentarios

Dejar respuesta