El bronceado de forma saludable

bronceado saludable

El verano es el tiempo para la playa y la piscina, para vestir ropa más escueta y lucir el cuerpo, un cuerpo que después de un invierno bien resguardado está blanquito. Esto que en si mismo no es malo ni feo, se ha convertido es los últimos en algo antiestético, aunque por suerte hay alguna tendencia de moda en contra. El caso es que el bronceado se convierte en algo urgente para muchos que quieren verse bien morenos, a veces incluso dañando sin darse cuenta la salud. Hoy os vamos a dar unos consejos para  obtener un moreno sin riesgos.

Broncearse de forma saludable es posible. Si bien tomar el sol tiene en parte efectos saludables, como ayudar a la producción de vitamina D y generar una extraña sensación de placer, esa que es la base en casoa extremos de la tanorexia, hacerlo de manera prolongada y sin la protección adecuada puede ser fatal para la salud en general y para la piel en concreto.

El bronceado surge como una reacción de seguridad del cuerpo frente a los rayos UVA que dañan la piel. El cuerpo produce melanina para filtrar esta luz y convertirla en calor que no dañe el cuerpo, pero para fabricar esta sustancia protectora  se produce una rotura inicial de ADN, momento en el que la piel está muy expuesta a un daño mayor. Asímismo la melanina no puede hacer milagros frente al sol, ya que el abuso no evita que nos quememos o que el deterioro acumulado de las células de la piel da lugar a patologías más graves como los cancer o melanomas.

Por ello, las primeras normas son no tomar el sol sin usar un protector solar de alto nivel, nunca menos de 30 ó 50 de SPF y no excederse con las sesiones de bronceado. La crema solar aumenta el escudo contra los daños UVA-UVB pero no elimina todos los daños del sol. Hay que aplicarla 15 ´0 30 minutos antes de la exposición y volver a aplicar cada media hora o tras alguna actividad que pudiera haber eliminado esta capa de loción.

Mejor fraccionar las sesiones de bronceado: para estimular la protección natural de la piel es mejor tomar baños de sol cortos para que fomenten la producción de melanina sin producir daños. Los primeros días es mejor no sobrepasar las exposiciones de 15 minutos.

Es un error muy frecuente el de ir bajando el factor de protección de las cremas bronceadoras a medida que nos exponemos al sol, ya que más que acelerar el bronceado sino la incidencia nociva del sol.

Para favorecer que la piel se broncee mejor, manteniendo una buena calidad de piel y produciendo de manera más eficiente la melanina, es necesario estar hidratado y comer bien. Es decir que debemos beber agua, usar crema hidratante tras las jornadas de playa y comer alimentos ricos en vitamina A y en betacarotenos, que se hallan sobre todos en frutas y verduras de color rojizo, naranja o verde oscuro, como la zanahoria, calabaza, brocoli, espinacas, pimientos o tomates. Si además tomamos otras con aportes de vitamina C, que ayuda a luchar contra los radicales libres y a prevenir el fotoenvejecimiento.

Otro consejo curioso y inesperado para broncearse de manera sana es no ponerse gafas de sol los primeros días, ya que es través de los ojos en los que el cerebro percibe parte importante de  la información de luz de alta intensidad que ayuda a mandar el mensaje de producción de la melanina.

La forma más segura de broncearse en cualquier caso es usar autobronceador para obtener ese tono oscuro y tomar el sol con protección para obtener uno más ligero y natural de base que refuerce el artificial. El bronceado de manera insistente siempre va producir algún daño en la piel, con lo que es mejor minimizar el riesgo. También existen cremas hidratantes con color o ligeros brillos o un toque de color dorado suave que aumenta el efecto óptico de una piel morena, aunque sea ligeramente morena.

Así que hay que tener en cuenta que obtener un tono muy oscuro de piel no es lo más sano, especialmente si lo buscamos de manera obsesiva y rápida y que para algunos/as será más difícil o peligroso. En realidad para estar más guapo basta con hacer desaparecer la palidez extrema, ya que el sol de por si nos proporciona energía, pero no es necesario parecer mulatos/as y para las pieles sensibles será una osadía. Con este tono simplemente algo más vital basta, si quieres verte  más tostado opta por el autobronceador y un poco de maquillaje.

 

Imagen| Stockimages

 

 

Dejar respuesta