Los 6 tipos de obesidad: dime cómo eres y te diré cómo engordas

obesidad tipos

La obesidad es uno de los problemas de la sociedad desarrollada, moderna y estresada. Esto lo decimos porque no se trata de un mero exceso de peso que se deba simplemente a comer mucho y desde luego las consecuencias no son meramente estéticas. El estrés, la comida rápida, la baja autoestima, el sedentarismo, o la genética son algunos de los factores que influyen en la aparición de obesidad y en muchos casos, por encima de comer ‘ de más’. Un estudio reciente ha distinguido 6 tipos de obesidad que se basan en estas mismas ideas. ¿Quieres ver cuáles son los 6 grupos de obsesos o de riesgo de obesidad? Te va sorprender.

La Universidad de Sheffield, Reino Unido, ha identificado 6 tipos de obesos:

1 Jóvenes grandes bebedores

2 Personas de mediada edad con problemas de ansiedad e infelices

3 Personas mayores con problemas de salud pero que son felices

4 Ancianos ricos saludables

5 Mujeres jóvenes sanas

6 Personas con muy mala salud

 

Así como podemos observar no todo es lo que comemos sino como procesamos y cómo influye nuestro ánimo y salud en ello. La investigación simplemente clasifico en grupos a más de   41440 personas  que padecían obesidad, es decir con  un indice de masa corporal de 30 o más, en diferentes categorías y las que más se repetían eran las que hemos citado. Esto es muy útil para poder ayudar a cada individuo a combatir la obesidad, ya que la dieta no será la misma, y mientras a uno se les recomendará más deporte o actividad a otros no, o algunos optarán mejor por terapia psicológica para eliminar el estrés o tratamientos para los problemas de salud que interfieren en la obesidad o mala asimilación de alimentos.

Por lo tanto, la obesidad es un problema como ya hemos dicho complejo. Entender sus causas es esencial para la lucha contra él. Desde luego es curioso, como ya hemos dicho muchas veces como  el estado emocional y mental puede incidir en nuestro peso y en nuestra salud y que este bienestar es tanto o más importante para una vida sana, que una aséptico cumplimiento de las normas. Por eso recuerda: quiérete, haz deporte y come bien, no poco.

No hay que confundir tampoco la obesidad con el sobrepeso o con los kilos de más. La obesidad puede derivar en diabetes, problemas cardiovasculares e hipertensión, enfermedades respiratorias como la apnea,  problemas de circulación y movilidad, algunos tipos de cáncer y osteoartritis, entre otros tantos males. Según la OMS, en 2014, 600 millones de personas  adultas en el mundo eran obesas y en torno a 40 millones de niños.

Fuente| Universidad Sheffield

Dejar respuesta