No hay nada más saludable que un beso

beso saludable

El beso es una de las formas más bonitas de expresar afecto que hay, ya sea para nuestra pareja o para cualquier ser querido. Hoy queremos desmenuzar sus bondades y contaros cosas muy curiosas sobre él ¿Quieres saber cómo de saludables son los besos?

  • Ante todo hay que decir que los besos son siempre buenos y os recomendamos que beséis a aquellos que os importan o que apreciáis, ya que al igual que los abrazos son analgésicos y curativos. Ayudan a fortalecer relaciones y subir la autoestima y en la medida que reducen el estrés o lo amortiguan ayudan a la salud cardiovascular y al sistema inmunológico.Esto lo consiguen mediante la vía del bienestar emocional, pero también lo hacen mediante la segregación de hormonas, que favorecen la regeneración celular o la sensación de ‘felicidad’ como al producir oxitocina, de relax y gozo al liberar endorfinas o alivian/prevenir alergias con la hístamina que se genera.

 

  • Entre las curiosidad de los besos es que si son apasionados queman calorías y no porque sean ardientes, sino porque tres minutos de besos (con todo lo que le rodea en cuanto a movimiento, hormonas, músculos) consiguen deshacerse de una media de 12 calorías. Además provocan que el pulso se acelere y con él el metabolismo con lo que adelgazar es más fácil. También mejoran la circulación.

 

  • Esto se debe a la acción que implica este gesto de manera global, pero si te fijas tan sólo en la cara, un beso romántico hace que se muevan más de 30 músculos faciales, y si lo unimos a otros cuidados de la piel (alimentos, protección solar, descanso) contribuye a mantener la elasticidad y combatir arrugas, como si fuese yoga facial.

 

  • No obstante, los besos son, por otro lado, una forma de transmitir a la otra persona más de 800 bacterias y cuanta más saliva, más cantidad, llegando hasta las 40.000 incluso. Ante esto no hay que preocuparse, porque aunque no es precisamente muy higiénico, se tratan de bacterias inofensivas que pueden ayudar a reducir el ácido que provoca la comida, desinfectar la boca y disminuir así las caries y el sarro.

 

  • Otro dato simpático de los besos y que tiene que ver con la saliva es que a medida que más besamos a una persona y más ‘saliva compartimos’ más se parece la composición de nuestra saliva y más compatibles somos, y mejor nos ‘saboreamos’. Es decir, los besos aumentan nuestra compatibilidad biológica y mejoran con la práctica. En el caso de que no sea así y los besos no sean ‘sabrosos’, la saliva resulta una manera inconsciente de evaluar a nuestra pareja: la cantidad y el contenido habla de la predisposición del otro (pasión o interés) y el sabor indica la conveniencia de la pareja. En resumen que los besos son una de las mejores maneras de elegir la pareja más adecuada.

Imagen|Konsgky

 

 

Dejar respuesta