La vacuna de la varicela:¿ pasar para prevenir o para ahorrar?

vacuna varicela

La varicela es una enfermedad infecciosa de fácil transmisión, ya que se contagia por el aire, que se da en la infancia especialmente, aunque también pueden sufrirla los adultos. Se caracteriza por la aparición de ampollas, erupciones, costras, sudoración y fiebre. No obstante, la aparición de la vacuna ha hecho que los casos de varicela disminuya de forma bastante drástica.

La varicela se ha puesto de actualidad por una noticia del Ministerio de Sanidad prohibiendo la vacuna para los menores de 10 años en Asturias, lo que se une a la recomendación general en el resto de España de la vacunación entre los 12 y 15 años de edad. Dentro de esto hay lugares en el país donde ni siquiera se encuentra dentro del calendario de vacunas como en Madrid desde enero de 2015. Esta desvacunización de la enfermedad se refuerza con la retirada del medicamento de venta libre en farmacias desde 2013, dejando en manos de los ambulatorios la administración única y contada de la misma, ya que se consideraba que había un abuso en la administración por parte de los padres y de algunos centros.

El caso es que parece ser que según Sanidad es preferible pasar la enfermedad durante la infancia a la prevención temprana, ya que es mejor la autoinmunización natural pues en estas edades este malestar no tiene complicaciones ni gran intensidad.Esto además impediría que los mayores la contrajeran en edades adultas con un cambio de patrón de la enfermedad y con más virulencia. De hecho la mayor parte de estados graves de esta se da en personas adultas y de los pocos casos habidos de muerte, estos corresponden en más de un 85% a personas mayores de 25 años. Lo malo de esto, según muchos especialista,s que sin la vacuna a partir de la adolescencia la varicela es más ‘agresiva’ y deja más secuelas y que en el caso de haberla pasado con anterioridad el virus no se desactiva del todo nunca. Es decir que en los casos de quienes ya la han superado por la vía de la enfermedad sin vacuna se conserva una parte latente que se puede reactivar de adultos en formas de herpes zopster, de tipo nervioso y bastante dolorosos, lo que se conoce como culebrilla, que se sienten como punzadas eléctricas de dolor en los casos más agudos.

La tendencia a  no vacunar ha hecho que se incrementen los casos de varicela en un 13.2% el pasado año, con un total de 527000 infectados notificados según el Instituto de Salud Carlos III, lo que aunque por debajo de las cifras de epidemia, la hace la segunda enfermedad infecciosa más numerosa tras la gripe. Lo que resulta más curioso de este proceso de ‘austeridad’, es que mientras Sanidad veta, la Asociación Española de Pediatras sigue considerando recomendable la vacunación en dos tandas en niños entre los 12-15 meses y los 2-3 años. Aún con todo sólo Madrid, Navarra, Ceuta y Melilla vacunan en estas medidas y sólo la de segundo periodo son gratuitas. En el resto de España se vacuna a partir de los 12 años, cuando el daño es más importante en caso de contraer la infección, pero cuando el 90% de los niños ya la han sufrido, ya que se puede transmitir incluso días antes de que la varicela se manifieste visible en el niño.

Imagen |papaija2008

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Utilizamos cookies propias y de terceros para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias según su navegación. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. Más información >

ACEPTAR
Aviso de cookies