Qué son las células madre

células madre

Todos los días se descubren avances en el campo de la medicina que se basan en el uso de las células madre. Muchas buenas noticias tratan de cómo mediante estas se es capaz de combatir enfermedades como el cáncer u otras degenerativas, pero ¿sabemos de verdad qué son las células madres?

Las células madre son aquellas capaces de dividirse en otras nuevas capaces de adaptarse a diferentes funciones o ser de varios tipos. La mitosis hace que está única se convierta en dos cada cierto tiempo y de lugar a nuevas células que sustituirán a las que han muerto o a las que están dañadas, lo que es fundamental para la regeneración de los tejidos y el envejecimiento del organismo.

Normalmente esta duplicación deja una célula madre y una célula que corresponde a la zona donde se genera, piel, músculos, sin embargo en algunos casos son capaces de distinguirse y adoptar otra personalidad distinta en función de la necesidad del cuerpo en el que habitan, de ahí que estas puedan trasplantarse para duplicarse en otro cuerpo con ciertas carencias o luchar contra cierta anomalía o incluso en el propio.

Las más potentes son las células madre embrionarias, es decir, las que desarrollan el embrión que da lugar a una nueva vida, de hecho hay un tipo que se denomina pluripotente, que son aquellas capaces de dar lugar a cualquier tipo de célula (de hecho con ella se desarrollan en el nuevo ser todas las células de un hombre adulto). De ahí que se hayan creado técnicas seguras para extraer estas células de un embrión sin causarle daño o que hayan surgido técnicas genéticas para manipular células de un organismo y convertirlas en falsas células madre pluripotentes.

Muchas veces hemos oído también que se emplee la sangre del cordón umbilical para los casos más extremos de algunas enfermedades: en esta parte del cuerpo se hayan células madre multipotentes, que se dividen y generan células de  un sólo tipo, en este caso las que componen  las sangre y el sistema inmunológico, por lo que se usan para tratar inmunodeficiencia, patologías autoinmunes y leucemias muy graves.  También se usa en otros tipos e cáncer para regenerar el organismo, en concreto la masa ósea,  como consecuencia secundaria de la quimioterapia. La sangre del cordón tiene un tipo de células madre que ofrece un amplio abanico de compatibilidad con organismos ajenos.

Las terapias genéticas tienen a las célula madre en su punto de mira, ya que mediante su copia o manipulación, así como su uso en medicina en general, podrían ayudar a combatir defectos congénitos, y enfermedades degenerativas como el Alzheimer, el Parkinson, o trautamatismos en la médula, problemas cardíacos, diabetes y muchos otros problemas de salud hoy sin solución.

Imagen| SScreations

4 Comentarios

Dejar respuesta