Abdominoplastia: vientre plano al alcance de todos

vientre-plano

Abdominoplastia: vientre plano al alcance de todos

Mucha de la grasa que consumimos diariamente con los alimentos se queda atrapada en la zona abdominal, situación que conforme pasa el tiempo se hace más difícil de remediar, pues por mucho que hagamos abdominales, ejercicios hipopresivos o pilates, la grasa acumulada en esta zona del cuerpo es difícil de eliminar. La abdominioplastia o lipectomia es un método quirúrgico que puede ayudar a que las personas que tienen problemas con bajar la grasa, recuperen o tengan la figura que tanto han deseado.

La abdominoplastia es un procedimiento que debe ser realizado únicamente por cirujanos plasticos certificados ya que es tal cual una intervención quirúrgica que puede ocasionar daños irreversibles de no hacerla con la seriedad necesaria. Gracias a esta cirugía podemos recuperar músculos abdominales separados o debilitados por el exceso de grasa, sin embargo, como todos los procesos quirúrgicos, se corren ciertos riesgos al someterse a dicha cirugía.

Para todas las cirugías existen los candidatos perfectos ya sea por sus metas, edad o herencia genética, por lo que antes de pasar por dicha cirugía, es necesario someternos a una buena cantidad de análisis. Algunos de los requerimientos para ser buen candidato a una abdominoplastia es ser físicamente saludables, tener un peso estable y no ser fumador.

Los resultados de esta intervención suelen ser permanentes pero se pueden ver alterados por malas costumbres que ocasionen variaciones de peso, así cuando estamos por hacernos una de estas cirugías es común que nuestro doctor pregunte si estamos pensando quedar embarazadas o cambiar radicalmente de peso, ya que esto puede comprometer los resultados del procedimiento.

Con la abdominoplastia no podemos sustituir un programa de pérdida de peso ni eliminar las estrías; en algunas ocasiones es necesario eliminar excedentes de piel y con ellos se van algunas estrías, sin embargo no puede ser garantizado que vayamos a perderlas.

La lipectomía es una cirugía relativamente rápida que se puede concretar en una o cinco horas dependiendo de paciente y su volumen; se inicia con una incisión en la cadera sobre el área púbica, de donde se pasa al ombligo y la piel circundante para dejar espacio a los músculos. Se debe quitar toda la grasa que esté tapando los músculos abdominales para lograr resultados reales, de otra manera el sobrepeso puede regresar rápidamente.

Otra de las peculiaridades de la cirugía es que el paciente deberá usar una faja post operatoria durante un tiempo para aplicar presión y drenar los líquidos que hayan podido quedar en la zona.

Para mantener los buenos resultados también debemos cuidar nuestros hábitos alimenticios y de ejercicio.

Dejar respuesta