Remedios para los dolores estomacales de los niños

remedios para dolores de estómago en niños

Los dolores estomacales son de los más molestos y comunes que hay y los niños también los sufren. Como no es bueno medicar inmediatamente a niños muy pequeños, hoy os vamos a dar unos pequeños remedios para paliar los dolores o al menos suavizarlos hasta que os den cita en el pediatra.

Lo primero que debemos pensar es porque le duele la tripita a nuestro peque: puede ser que haya comido mucho, que haya comido algo muy pesado, que sea gastroenteritis o sea consecuencia del estreñimiento. En casos de que esto se dé de manera prolongada y acudamos al médico, puede que se trate incluso de alergia o intolerancia alimentaria.

  • Algo que en cualquier caso puede funcionar y nunca hace mal a nadie es el truco casero de la manzanilla, ya que para empezar es sedante y antiinflamatoria.
  • Si nuestro niño está estreñido también debemos de probar dándole a beber más agua y comer más fibra: ciruelas y plátanos pasados mezclados con yogur o cereales, en papilla y zumitos de naranja, ciruela, manzana o melocotón serán de ayuda (siempre que no estén azucarados).  Esto también ayudará  en general al transito intestinal, aunque en el caso de que el dolor se deba a acidez o reflujo, pobres también pueden sufrirla, habrá que evitar los líquidos cítricos.
  • Si se debe a los gases evita azúcar y edulcorantes a toda costa.y
  • Tanto para bebés como para niños  (y vale también para adultos) suele ayudar dar masajes en la barriguita con las manos calentadas previamente y con movimientos circulares. Hay quien recomienda usar aceite de almendras o una mezcla de arcilla y un par de cucharadas de aceite de oliva. Los colicos se deben a la inmadurez de los intestinos y el exceso de alimento, con lo que también se puede intentar prevenir con tomas más ligeras pero numerosas.
  • En el caso de indigestiones en bebés se puede tumbar al pequeño y estirar y flexionar las rodillas hacia el abdomen para favorecer la movilidad. Si son más mayorcitos se les puede pedir que levanten las rodillas ellos solitos de una en una y despacito.
  • Si se ve a nuestro niño con  la mano localizada en el dolor que corresponde a la zona derecha del bajo abdomen (en lo más chiquitos incluso pueden estar en la cuna con las piernas encogiditos del dolor) puede que estemos ante el caso de apendicitis, sobre todo si duele más al quitar la mano. En esta situación hay que ir de inmediato al médico o al hospital.
  • Si los dolores son más graves y repetidos a partir del momento de pasar de la lactancia maternal a la leche de vaca puede deberse a que sea intolerante a la lactosa o alérgico a la proteína de la leche. Prueba a darle leche sin lactosa o darle leche vegetal (sin azúcar), pero que no sea de soja, ya que está suele ser otro foco de alergias infantiles. evidentemente si se mantienen los dolores o compruebas que mejora con estas leches alternativas, confirma con el médico cuál es la causa de la reacción primera.
  • Elimina el glutén un par de días, si se repite tras tomar cereales o papillas de estos, por si, como en el caso anterior, puede ser la enfermedad celiaca.
  • Como con los mayores hay que hacer dieta blanda e ir dando comida poco a poco.

Cosas que también ayuda es que el niño haga ejercicio y coma fruta y verdura diariamente, así como que no se pase con las chuches. Armarse de paciencia y mantenerse serenos es fundamental para papás y mamás, ya que es importante no aumentar la tensión en el pequeño. Y por supuesto, a pesar del inconsolable llanto no perdamos los nervios, hasta cierto  punto estos malestares son normales. Ante todo hay que vigilar si se producen vómitos y el tipo de evacuaciones del pequeño, sobre todo si se ven sangre en las heces y estar atentos cuando estas empiecen a ser más duras de lo normal, para prevenir estos dolores de estómago con dieta antes de que se produzcan.Nunca automediquemos ni le demos a la ligera ibuprofeno.

Imagen| Serge Bertasius Photography

 

4 Comentarios

Dejar respuesta