Alimentos contra el estreñimiento

alimentos estreñimiento

El estreñimiento, por muy feo que sea decirlo, cambia nuestra vida: no sólo de manera frecuente y repetida empeora la salud, sino que cambia nuestro humor y muchas veces limita nuestra energía y actividad. El sentirse pesado, los dolores y molestias que desencadena, e incluso una mala absorción de nutrientes y eliminación de toxinas hacen que no estemos para muchos trotes. Los consejos básicos que todos conocemos es comer mejor, hacer ejercicio y beber mucha agua.  Pero, vamos a concretar ¿Qué alimentos son más efectivos contra el estreñimiento?

Sufrir estreñimiento es un problema que sufre un porcentaje muy alto de la población, especialmente entre las mujeres. La mayoría de las veces se debe a nuestra estrenaste vida, al sedentarismo y a comidas inapropiadas, rápidas y basura. Algunas de estas incluso te ponen de peor humor o favorecen la tristeza, sin embargo habrá otros alimentos que siendo beneficiosos para la salud, contribuyan a tu problema de evacuación. He aquí los alimentos que debemos apuntar para mejorar nuestra dieta ‘laxante’:

  • Frutas y verduras

Como siempre son la base de una buena salud pero no todas son buenas para ir al baño. A este respecto quedan prohibidas el plátano poco maduro, la manzana sin piel, el membrillo o el melocotón porque son astringentes.

kiwi para el estreñimiento

Sin embargo, son perfectas para combatir esta afección: kiwis, naranjas, ciruelas (secas mejor), peras, higos y frutos rojos.

En cuanto a las verduras las patatas y en ocasiones la zanahoria pueden ser astringentes, aunque este último también destaca pro su fibra, así que depende de cada persona. Son geniales la berenjena, el berro, la calabaza, los tomates, alcachofas, acelgas, espárragos. Curiosamente también tienen mucha fibra la coliflor y el brocoli, pero este de tipo insoluble lo que hace que al mismo tiempo provoque gases.

tomates contra el estreñimiento

Si nos cuesta comer esta clase de alimentos, a pesar de que no es la mejor opción podemos consumirlos mediante compotas, mermeladas, zumos con pulpa o smoothies. El smoothie es una buena opción porque nos permite combinar frutas y verduras enteras y que juntas dan un sabor rico e inesperado:

Prueba un preparado de aguacate, espinacas y plátano bien blandito. Puedes licuar con agua o zumo de manzana o leche, pero que sea con fibra ya que sino será contraproducente, al igual que si empleas azucares, o mejor emplea leches vegetales. Podemos endulzar con miel o estevia o usar una leche de almendras. Otros cócteles sabrosos son los de piña, coco y jengibre; de mango, papaya y lino, de naranja y ciruelas, de sandia con tomate o de cebollino con aguacate.

La fibra es fundamental para este tema y se halla, además de en frutas y verduras, en cereales integrales (el arroz blanco es también astringente), semillas sin tostar (especialmente las de lino), frutos secos y especias.

Unos favorecen el crecimiento de las bacterias que trabajan en el intestino grueso y otros añaden algunas capaces de realizar su mismo trabajo y por lo tanto regulan la actividad de la flora intestinal sobre todo en caso de alteraciones.

 

Si a pesar de comer todo esto , y hacer deporte y beber agua, vemos que el problema persiste o se agrava lo mejor es siempre acudir al médico para descartar otros problemas como intolerancias, alergias, otros problemas intestinales o el síndrome de colón irritable, sobre el que el estrés también tiene mucho que ver.

 

Imagen| winnond

4 Comentarios

Dejar respuesta