Sangrado por deprivación, Hemorragia: ¿sangrar o no sangrar?

Sangrado por deprivación
Sangrado por deprivación

 

Sangrado por deprivación, Hemorragia: ¿sangrar o no sangrar?

Sangrado por deprivación o la hemorragía es un sangrado que se produce en los días de descanso de un anticonceptivo hormonal. Este sangrado supone eliminar de manera natural ciertas hormonas, pero no es menstruación, ya que a causa del método contraceptivo no se ha creado un óvulo y este no ha de eliminarse junto a los tejidos que lo acompañan. No obstante, ¿sabes qué sería posible dejar de sangrar por obligación?

La deprivación así es un liquido más oscuro y espeso, de menor cantidad que la regla, que surge ante el desequilibrio hormonal que se da ante la falta del  anillo, parche o píldora, y la descamación del endiometro que se produce por la disminución de progesterona y estrogenos. En realidad no es lo mismo que menstruar pero imita el ciclo para dar mayor tranquilidad ante el uso de los anticonceptivos. No obstante, los avances en estos métodos para evitar el embarazo y que evitan el ovulación hoy no implican de forma necesaria hacer descansos y por lo tanto pueden dar lugar a que cada usuaria de los mismos decida si quiere sangrar o cuando. A estos se les llama de duración prolongada y los que más permiten hasta ahora ser tomados de esta manera, es decir de forma continuada, son algunas píldoras anticonceptivas.

La pregunta a todo esto es ¿es necesario hacer este descanso y sangrar por deprivación una vez al mes? Muchos ginecólogos afirman que en el caso de tomar algún sistema hormonal de los mencionados no resulta obligatorio parar la semana de rigor, de hecho, hay quien afirma que esta parada es una de las causantes de despistes y olvidos y de embarazos indeseados. No hacer este consabido parón no implica ninguna consecuencia para la salud en principio, e incluso es mejor en el caso de que las píldoras u cualquiera de las otras opciones se hayan recetado para regular desequilibrios hormonales, controlar dismenorréas o ayudar en procesos de migrañas no realizarlo, ya que estos reaparecerán durante la ‘tregua’ del medicamento.

En caso de no usar ninguno de estos métodos ‘hormonales’ de planificación familiar menstruar si resulta necesario, ya que el ciclo de vida de un ovulo sin fecundar se completa y hay que eliminarlo y junto a él,  los tejidos y fluidos destinados a preparar la gestación no realizada, tras lo que empieza de nuevo el proceso. Pero cuando una mujer usa píldora, parche o anillo, no genera ovulos, con lo que menstruar no es necesario.

Por otro lado, en el caso de no querer embarazo, además, el período es la razón de malestar de muchas mujeres en su vida fértil cotidiana:  genera la incomodidad obvia del sangrado y pérdidas de hierro bastante generalizadas que en algunos casos provocan anemias y debilidad e implican dietas especiales y suplementos, pero sobre todo produce dolores de vientre, estómago, riñones o extremidades, diarreas, espasmos, vomitos y en personas con migrañas incluso, aumenta sus síntomas. Todas estas mujeres han de medicarse durante estos días del mes (cada mes), para poder rendir y por desgracia se suele despreciar a las que por ello se quejan

Sin embargo, en mujeres que no pasan por ninguna de estas inconveniencias, aún no deseando tener hijos, ¿hasta qué punto es bueno controlar el periodo mediante hormonas artificiales? Hay quien defiende que menstruar ayuda a la salud completa de una mujer y que, aún tomando anticonceptivos, la deprivación sin ovulo permite renovar los tejidos del endiometro (que engañado por las hormonas si se han engrosado para mullir el espacio a un inexistente gameto)

De momento, la supresión del sangrado por deprivación por medio de estos medios puede ser trimestral con píldoras, anillos y parches y continuada  con la píldora desde 2007. Para elegir este régimen hay que consultarlo antes con el medico y tener claras todas las consecuencias de cualquiera de las opciones. Este sistema de continuación no está reconocida en todos los países y no se conocen sus efectos a largo plazo.

 

Imagen| marin

Dejar respuesta