El preservativo femenino



El preservativo femenino es un método anticonceptivo muy poco conocido y utilizado en nuestro país, a pesar de prevenir embarazos y contagios de enfermedades de transmisión sexual, sólo el 1% de las mujeres lo utiliza regularmente.

Este método anticonceptivo se debe insertar hasta ocho horas antes del inicio de la relación sexual, no es necesario retirarlo después de la eyaculación, y consiste en una funda transparente de nitrilo (una alternativa para las personas alérgicas al látex), con dos anillos flexibles en los extremos, uno se coloca en el interior de la vagina y otro (de un diámetro mayor) en el exterior cubriendo los genitales de la mujer.

El año pasado se vendieron en España 122 millones de unidades de preservativos masculinos y tan solo 230.000 femeninos, por este motivo el Ministerio de Sanidad y el Consejo General de Colegios Farmacéuticos han lanzado la campaña “Pruébalo en femenino”, para animar a las mujeres a utilizar este método anticonceptivo, especialmente diseñado para las menopáusicas porque está muy bien lubricado, pero que todas pueden utilizar fácilmente.

Durante la campaña se repartirán 43.000 carteles y 216.000 folletos en las farmacias explicando las ventajas de este método anticonceptivo, además el precio bajará un tercio. Si antes costaba la unidad 1,5 €, ahora su precio será de 1 €.

Las mujeres que lo han probado sienten una sensación inicial de desagrado, que evita que lleguen a probarlo, pero esta sensación es más psicológica (al saber que hay un objeto extraño en los genitales femeninos) que física.

Dejar respuesta