Identificando a las alergias

Picor, enrojecimiento, estornudos, lagrimeo, hinchazón. Estos son algunos de los tantos síntomas que se pueden presentar al sufrir alergias. Actualmente, gran parte de la población mundial posee algún tipo de alergias (se estima que una de cada cuatro personas es alergia a por lo menos una sustancia), es por eso que es útil conocer los diferentes tipos de alergias para poder combatirlas o evitar un posible cuadro.

La alergia como tal es sencillamente la hipersensibilidad a una sustancia que puede ser tocada, inhalada, ingerida, etc. Esta sustancia causante, recibe el nombre de “alérgeno” y los síntomas como los mencionados en la introducción se llaman “reacciones alérgicas”.

Entre los alérgenos mas comunes se encuentran el polvo, el polen, los animales domesticos o mascotas como los gatos, ciertos alimentos como los cítricos o condimientos como la pimienta, las picaduras de insectos (estas pueden llegar a ser mortales debido al tan temido “shock anafiláctico”).

Basicamente existen tres tipos de alergias identificables: las de interior, las de exterior y las de urticarias.
Alergia


Las alergias de interior suelen ocurrir con el polvo (ácaros) y con las mascotas como los gatos. Suelen manifestarse en rinitis o congestion nasal (mucosas de color claro o transparente), estornudos, ardor ocular y lagrimeo. Así mismo el Asma bronquial es otro tipo de alergia pero que provoca dificultad en la respiración.

Las alergias exteriores son aquellas que suelen aparecer en ambientes abiertos, como la alergia al polen o a sustancias que penetran en nuestro olfato como algun perfume fuerte.

Las urticarias generalmente son causadas por la alergia llamada Dermatitis. Esta se manifiesta en el enrojecimiento de algunas zonas de la piel, ampollas o fisuras (la piel se seca y se resquebraja fácilmente, causando cortes). Muchas personas no manifiestan efectos inmediatos de contacto, por lo que muchas veces los síntomas suelen aparecer luego de un periodo de tiempo. La Dermatitis atópica es una variante de la anterior y puede provocar sarpullidos importantes, con altos grados de picazón y que pueden llegar a desembocar en una infección o ulcera sino se trata adecuadamente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias según su navegación. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. Más información >

ACEPTAR
Aviso de cookies