Mejorar la salud después de sufrir una Enfermedad Cerebrovascular

La Enfermedad Cerebrovascular (ECV) o Accidente Cerebrovascular (ACV), ha sido declarada la primera causa de muerte en mujeres y la segunda en hombres en España según estadísticas arrojadas por  la Organización Mundial de la Salud. En este sentido, es que la medicina y sus avances han sido incesantes en esta materia para tratar de educar e informar a la población sobre la prevención, mientras que se ha ido trabajando para mejorar los tratamientos de recuperación luego de sufrirla y por ende, mejorar la salud.

Las consecuencias son variables en cada caso, pero se podría decir que todas limitantes del ser humano en cuanto a sus funciones. Alteraciones en el pensamiento, en el habla, e inclusive la más notoria a la vista de todos son las secuelas motoras, también denominadas Espasticidad. Esta última, es la contracción permanente de músculos y tendones, provocando la invalides de extremidades y otras partes del cuerpo como la cara, lo que a su vez llamamos parálisis.

Cabe señalar, que la Espasticidad se puede presentar no sólo luego de sufrir un ACV, sino que además es consecuencia de lesiones en la médula espinal, que pueden ser causadas por un accidente como por ejemplo los de carretera, por esclerosis múltiple, por falta de oxígeno prolongado, traumatismo grave cerebral, entre otras menos frecuentes. Por esto, es que la Espasticidad la podemos ver no sólo en adultos, también en niños de toda edad y adolescentes, que después deben seguir tratamientos específicos en centros de salud especializados u hospitales que han dedicado un sector para este tipo de rehabilitación.

Espasticidad

Recientemente, El hospital General de Castelló ha albergado al II Congreso sobre Accidente Cerebro Vascular, donde José Antonio Mirallas (jefe del Servicio de Rehabilitación) expuso sus actualizaciones «en la rehabilitación integral de las secuelas”.

Por su parte, Vicente Esquembre (jefe del Servicio de Neurocirugía) aportó los avances en el tratamiento de la principal consecuencia o secuela llamada Espasticidad, desde un enfoque neuroquirúrgico.

Las secuelas del ACV son devastadoras para la persona, por lo que hacer hincapié en los consejos para una vida saludable, haciendo lo que se llama prevención de la salud desde el consultorio hasta el hogar, es fundamental. Llevar una buena alimentación y realizar ejercicio adecuado para cada persona, son dos pilares en los cuales se basa la salud  y un punto del que podemos partir hacia una vida saludable. Finalmente, a no olvidarse de los chequeos médicos regulares.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Utilizamos cookies propias y de terceros para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias según su navegación. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. Más información >

ACEPTAR
Aviso de cookies