Dieta mediterránea contra el asma

Dieta mediterránea contra el asma

Siempre se ha considerado que la dieta mediterránea es beneficiosa para evitar afecciones tales como el sobrepeso y la obesidad, los problemas cardiovasculares o la hipertensión. Sin embargo, este tipo de alimentación caracterizada por el consumo habitual de fruta y verdura fresca, aceite de oliva y productos naturales ricos en antioxidantes y minerales presenta también incidencia en otro tipo de enfermedades que, a primera vista, no se asociarían con los hábitos alimenticios.

En concreto, según las investigaciones realizadas por la Universidad de Atenas y lo que se comunica en ese sentido a través de la agencia Europa Press, una alimentación equilibrada como la que entraña la dieta mediterránea puede evitar en un porcentaje elevado de casos el asma infantil. De hecho, según el estudio en cuestión, la ingesta de aperitivos variados con alto índice de sal o de azúcar (de los denominados snacks) incrementa considerablemente las posibilidades de que los niños entre diez y doce años padezcan asma.

En realidad, el asma presenta ciertas posibilidades de aparecer en los niños, aunque se ha comprobado que un estilo de vida saludable durante la infancia evita que esta afección se prolongue en exceso; de ahí que los profesionales sanitarios participen en la campaña informativa desarrollada para mentalizar a padres y educadores.

Por otra parte, los expertos consideran que el porcentaje de afectados por asma, considerado como enfermedad crónica, se incrementará de cara al futuro; hasta el punto de que en 2025 cien millones de personas podrían llegar a padecerlo en todo el mundo. De hecho, parece ser que la dieta influiría en tal incremento, dado que el cambio en el estilo de vida y los diversos aspectos ambientales que nos afectan hoy en día se asocian directamente con la presencia del asma.

En cuanto a la relación existente entre el asma y la dieta, otro de los estudios concluyentes al respecto es el que presenta la universidad británica de Aberdeen, según el cual existen factores determinantes en la incidencia del asma. Así pues, se ha detectado que los cambios en el consumo de antioxidantes y vitamina D unidos a la ingesta de grasas poliinsaturadas suponen que se registren más casos de asma.

Por tanto, es comprensible que los expertos aludan con tanta insistencia a la necesidad de adoptar hábitos saludables, tanto en la alimentación como en el estilo de vida en general; sobre todo porque incluso respirar depende de ello…

En definitiva, con la dieta mediterránea, puedes respirar…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Utilizamos cookies propias y de terceros para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias según su navegación. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. Más información >

ACEPTAR
Aviso de cookies