Consejos para bajar la fiebre

Consejos para bajar la gripe

La fiebre es uno de los síntomas más comunes de la gripe y el resfriado y uno de los que nos indican que estos son intensos y más problemáticos. Aunque no es uno de los más dolorosos si que es que el que más agota, el que nos quita más energías y el que nos obliga a estar en cama. Una vez que tenemos estas décimas de más es el momento de parar y quedarse en casita y cuidarse de verdad. Hoy os vamos a dar unos consejos y remedios para tratar este mal y sobrellevarlo lo mejor posible.

-Lo primero que debes hacer es descansar y dormir. Esta es la mejor manera de recuperarse de casi cualquier enfermedad leve. De hecho en el caso de la gripe los estudios han comprobado que nuestro cerebro nos manda dormir para acelerar el proceso de curación.

-Las infusiones son una buena ayuda siempre, ya que son absolutamente naturales, sedantes y fáciles de tomar. Esto quiere decir que en general nos ayudan a serenarnos y relajarnos aunque no hagan nada más y sin ocasionar ningún mal o efecto secundario en el organismo. En el caso de querer bajar la fiebre os recomendamos infusiones con propiedades antisépticas, antiinflamatorias y analgésicas, como las de jengibre fresco, saco, tomillo, salvia, manzanilla, menta o romero, 3 veces al día. (Si vas a endulzar el brebaje hay que acordarse de usar la magnifica miel para ello)

– Aplicar agua fría es un remedio casero de toda la vida, pero con matices. Aunque hay quien recomienda dar baños o duchas de agua fría para bajar la temperatura (breves o hasta que la persona tiemble), a nosotros nos parece que es un poco ‘bruto’ y casi cruel, y preferimos recurrir a agua tibia y por medio de compresas mojadas para poner sobre la frente o mojar los pies en un barreño de agua o ponerse calcetines húmedos. De hecho, hay quien defiende que usar agua fría provoca que el cuerpo reaccione aferrándose al calor o produciendo más como defensa.

-Un truco casero es colocar rodajas de patata cruda o macerada sobre la frente o los pies. Sus cualidades  antiinflamatorias ayudan al proceso y las enzimas que activan ese poder se absorben fácilmente por la piel.

-Un poder parecido lo tiene la cebolla cruda: el truco de la abuela se basa pisar cebolla picada con los pies hasta absorber el zumo o ponerlos dentro de unos calcetines.

Mucha agua y dieta blanda son fundamentales para ayudar al cuerpo en esta pelea. Ambas cosas ayudan no sólo a depurar el organismo y eliminar las toxinas de la enfermedad, sino que permiten que el estómago, los riñones, el intestino y el hígado no se tengan que esforzar en la digestión lo que ayuda a que toda la energía se dedique a atacar la gripe o resfriado. Además, el sudor y la mucosa hace también que nos deshidratemos y por el ello hay que seguir tomando liquido para evitarlo y la mismo tiempo permitir que el proceso de eliminación del virus fluya.

-Un truco para hidratarnos y enfriarnos durante la fiebre y que a los niños les gustará mucho es tomar helados. Eso sí, hay que tomarlos despacio, dejando que la saliva caliente el líquido y que éste no hiera la garganta.

-Cuando la fiebre se convierte en sudor es importante lavarse y cambiarse de ropa para deshacerse del virus.

El picante ayuda a la circulación y a la depuración de toxinas. Cómo esto a veces se traduce en malas digestiones para algunas personas, a nosotros nos ayuda mezclar esto con la dieta blanda y en poca cantidad (especiar un puré de patata es un ejemplo) o recurrir de nuevo al jengibre, no sólo infusionado sino en los platos de la comida o incluso en repostería.

Usar ropa ligera. Abrigarse hasta el colapso es una de las falsas creencias cuando tenemos fiebre. Aunque sudar puede ayudar a limpiarnos, en el caso de la fiebre, este proceso es natural. Debemos vestirnos para estar cómodos y calentamos, pero siempre con medida, ya que debemos ayudar a que el calor de la fiebre se reduzca y ‘salga’, es decir, que debe ser ropa que permita la ‘aireación’ y que permita la transpiración.

Vale la pena también que echéis un vistazo a estos otros consejos:

Por supuesto, cuando la fiebre es muy alta y se mantiene durante más de tres días, hay que acudir al médico sin pensarlo y tomar medicamentos bajo prescripción médica.

 

Imagen| Ambro

 

 

Dejar respuesta