Menos colesterol en Navidad

colesterol navidad

La Navidad es una época para celebrar y celebrar comiendo y bebiendo. De ahí que entre reuniones de amigos y familia nos hagamos con unos kilitos de más y una subida de colesterol. ¿Quieres saber cómo controlar tu colesterol estas fiestas?

El colesterol que debemos controlar se identifica con las grasas saturadas, no simplemente con la grasa en general. La grasa al igual que otras sustancias del cuerpo es necesaria para el organismo, sin embargo, las grasa que denominamos LDL o colesterol malo no se asimila bien y termina engrosando las paredes de venas y arterias, lo que los convierte en un peligro para la salud. Por suerte no todos los manjares de nuestro banquetes navideños son fuente de este elemento nocivo: el marisco por ejemplo no tiene mucho.

Los alimentos que si son alto voltaje de colesterol malo son el cerdo, el cordero y las carnes rojas con sus salsas y sus caldos. Lo primero es seguir tomarse estas comidas con moderación, es decir, podemos comerlo pero sin empacharnos. Lo mejor es cocinarlos a la plancha o en su jugo, pero también hay que admitir que un día es un día. Para compensar ester consumo lo mejor es que si lo precedéis de un consomé que sea vegetal: la calabaza, la zanahoria y la cebolla pueden ser depurativas. Por supuesto, las frutas también ayudarán a desintoxicar y si en lugar de fritos usáis como acompañamientos arroz salvaje integral o verduras al vapor la carne serán menos brutal.

En los últimos años se ha vuelto a poner de moda cenar pavo o capón lo que es menos graso, pero advertimos que para que sea bueno de verdad hay que dejar de comerse la exquisita piel. El pescado es otro buen plato fuerte que es mucho mejor ya que tiene menos grasas y ellas además poco colesterol. Los aperitivos de salmón o platos como el tartar o el tataki son fuente de omega3 y están riquísimos.

No obstante, tanto si es ave como cerdo, ternera, cordero o pescado hay que intentar no prepararlo con mantecas, mantequillas o natas, ya que la dieta mediterránea nos ofrece la excelente opción del aceite de oliva.

El otro gran peligro está en los dulces: no queremos ser pesados pero la única manera de hacer que estos sean más sanos es hacerlos nosotros mismos, ya que elegiremos los ingredientes y  podremos evitar colorantes, conservantes o sustituir los más artificiales por otros. Ya os contamos cómo conseguir un roscón más saludable, pero lo cierto es que también podéis encontrar recetas fácilmente para hacer otros postres navideños como el turrón o el mazapán: podemos emplear huevos frescos, frutos secos crudos (ya que los tostados mecánicamente son menos sanos), endulzantes como la panela o estevia, chocolates puros sin azúcar o harinas panificables sin gluten.

 

Por último sólo os queremos recordar que otro factor que influye en el aumento de hasta un 10% de colesterol que se da estas fechas se debe a un cambio en nuestras rutinas y nos sólo en los atracones: es decir, que dejamos de practicar ejercicio, trasnochamos y nos movemos menos, para recuperarnos de estos festines. Así que pensar que hay que intentar hacer algo de ejercicio aunque sea menos intenso.

Imagen | Stuart Miles

 

3 Comentarios

Dejar respuesta